Eficiencia energética en refrigeración evaporativa

09/09/2014

En un mundo cada vez más orientado hacia la reducción de consumos energéticos por motivos económicos, ecológicos y sociales, las torres de refrigeración, en sus múltiples variedades, no son ajenas a estas exigencias que el mercado demanda. Para poder dar solución a este importante reto, es fundamental entender que las torres de refrigeración pueden optimizar en una gran medida su consumo energético. Torraval, como gran especialista en refrigeración evaporativa, ofrece siempre soluciones buscando la eficiencia tanto a nivel de inversión inicial como operativo y de consumos de sus equipos. Pudiendo incluso aumentar esa eficiencia en consumo energético con un paquete de soluciones adicionales personalizado y adaptado para cada uno de los sistemas de refrigeración que propone.

Debe entenderse que un mismo problema de refrigeración puede abordarse de multitud de formas diferentes. Se pueden llegar a soluciones de bajo coste de inversión, pero alto coste de operación (altos consumos y/o mantenimiento), o por el contrario se pueden llegar a altos costes de inversión, pero bajos costes de operación. Por tanto, para comparar posibles soluciones de refrigeración, deben tenerse en cuenta no solo el coste de la inversión inicial, sino también el coste a largo plazo, con sus consecuencias económicas y sociales. Es el cliente final, conociendo sus criterios y necesidades, el que de una forma u otra define el punto de equilibrio óptimo que desea para el dimensionamiento de su instalación, y es Torraval el encargado de dar respuesta a ese dimensionamiento seleccionado por el cliente.

El consumo energético depende en gran medida de cómo trabaja una torre de refrigeración. Las torres de refrigeración se dimensionan en las situaciones más desfavorables (máximo caudal, máxima carga térmica, en el día de mayor temperatura de bulbo húmedo de los últimos años), pero este punto de funcionamiento no se alcanza realmente casi nunca, por lo que la torre estará trabajando el resto del año en condiciones muy inferiores. Los últimos estudios indican que una torre de refrigeración operada mediante variadores de frecuencia que auto regulan su rendimiento, pueden reducir su consumo energético hasta un 60%. Esta inversión en variadores de frecuencia proporciona un importantísimo ahorro que es fácilmente amortizable en 1 o a lo sumo 2 años. Por otro lado existen soluciones intermedias como el uso de motores de 2 velocidades, que no llegan al nivel de ahorro de los variadores, pero que a su vez suponen un coste en la inversión ligeramente inferior al de los variadores de frecuencia. Tradicionalmente el ahorro energético se ha afrontado encendiendo y apagando ventiladores, permitiendo sin embargo que el agua fluya por todas las celdas, y consiguiéndose el equilibrio térmico deseado en la mezcla de aguas frías y calientes en la balsa. Esta solución aún efectiva, si no se ejecuta correctamente, supone un uso desequilibrado de la torre, que a la larga redunda en problemas de operación y mantenimiento.

El Departamento Técnico de Torraval está en un desarrollo continuo de nuevos sistemas de optimización de sus equipos para ofrecer al mercado las mejores soluciones, en las mejores condiciones y con el mejor asesoramiento.

Archivo de noticias