Guía para saber más sobre torres de refrigeración: “Un mito sobre el consumo de agua”

25/05/2016

A pesar de lo que muchos creen, el consumo de agua de una torre de refrigeración depende muy poco de su calidad. En el circuito de una torre de refrigeración pueden producirse tres tipos de pérdidas de agua.

En primer lugar, una pérdida debida a la evaporación, que depende de la energía a disipar (energía generada por el proceso) y de la humedad del aire ambiente. En segundo lugar, una pérdida asociada a la purga de la balsa que evita la acumulación de elementos en el agua, lo que a su vez, depende de factores como el agua de aporte, el proceso, el tratamiento del agua y la limpieza general de la planta. En tercer lugar, se pierde agua por el arrastre de gotas en el aire que sale de la torre. Este caudal es minúsculo (<0,001% del total), y está en función de la tipología del separador de gotas instalado.

Por estas razones, el diseñador de torres puede hacer que una torre sea más o menos tolerante a las aguas complicadas (renunciando, en ocasiones, a la eficiencia), pero el consumo de agua de la torre está, en gran medida, fuera de su alcance, porque para lograr so¬lamente un ligero descenso del consumo de agua, la torre debería tener unas prestaciones que la encarecerían excesivamente e incrementarían su consumo eléctrico.

Archivo de noticias